«La Ciencia está evolucionando continuamente, por lo que incluso enfermedades que ahora no tienen cura, en un futuro podrán tenerla»

-¿Qué es un banco de ADN?

-Es un centro físico en el que tenemos congeladores en los que almacenamos el ADN extraído de muestras a -80 grados en los que pueden perdurar toda la vida.

 

-Es un material genético de personas fallecidas que ustedes van a almacenar…

-Sí, pero también puede ser de personas vivas.

 

-¿Durante cuánto tiempo?

-En principio hacemos un contrato de 10 años renovables, pero el ADN una vez conservado a esa temperatura puede mantenerse de por vida, generación tras generación.

-¿Conservar ese material, qué cosas permite hacer en un futuro?

-En un futuro… y ahora. Permite estudiar la herencia genética de enfermedades por las que pueden haber fallecido nuestros familiares. La Ciencia está evolucionando continuamente, por lo que incluso enfermedades que ahora no tienen cura en un futuro si pueden tenerla.

 

-Hablamos, por tanto, de prevenir, ¿verdad?

-Sí, en principio es prevenir y paliar síntomas, pero como he dicho, la investigación avanza, y en unos años no sabemos lo que puede ocurrir.

-Ustedes aportan la tecnología, Funeraria Gijonesa se encargan de las extracciones y el hospital de custodiar ese material. ¿Cómo se puede contratar sus servicios?

-En este caso por la funeraria, que, en el momento que fallece el familiar ofrece e informa sobre este servicio.Pero hay que tener en cuenta que existe un aumento de incineraciones y se pierde el ADN por completo, por lo que es importante conservarlo antes de la incineración. Una vez informados, si desean el servicio, realizan la extracción y nos lo envían para hacer el estudio genético completo en el que vemos la cantidad y calidad del ADN. Posteriormente los conservamos, y así, cuando el familiar desee utilizarlo para hacer una prueba de alguna dolencia determinada lo tiene a su disposición.

 

-El primer banco funciona en Alcorcón, en la Comunidad de Madrid. ¿Qué tal la experiencia?

-La verdad es que ha tenido muy buena acogida porque, al estar destinado también para personas vivas que tienen familiares enfermos, si desean hacerse un estudio genético y conservar ese ADN para sus sucesivas generaciones, pueden hacerlo.