¿Qué tipo de célula es la bacteria Escherichia coli?

¿Qué tipo de célula es la bacteria Escherichia coli?

En el fascinante mundo de la microbiología, existen una gran variedad de organismos diminutos que despiertan nuestra curiosidad.

Uno de ellos es la bacteria Escherichia coli, también conocida como E.

coli.

Esta bacteria se ha convertido en un objeto de estudio clave para los científicos debido a su amplia distribución en la naturaleza y su capacidad para colonizar el tracto intestinal de los seres humanos y animales.

Pero, ¿qué tipo de célula es la Escherichia coli? En esta introducción, exploraremos las características y peculiaridades de esta bacteria y descubriremos por qué es tan importante en el ámbito de la microbiología.

Así que prepárate para sumergirte en el fascinante mundo de las células bacterianas y descubrir qué hace a la Escherichia coli tan especial.

Clasificación de Escherichia coli

Escherichia coli (E.

coli) es una bacteria gramnegativa perteneciente a la familia Enterobacteriaceae.

Esta bacteria se encuentra comúnmente en los intestinos de los seres humanos y de otros animales de sangre caliente.

Aunque existen diferentes cepas de E.

coli, se pueden clasificar en base a su patogenicidad y a sus características bioquímicas.

1.

Clasificación según la patogenicidad:
Existen diferentes cepas de E.

coli que pueden causar enfermedades en humanos.

Estas cepas se clasifican en función de los genes que poseen y de las toxinas que producen.

Algunas de las cepas más conocidas son:
– E.

coli enterohemorrágica (EHEC): Esta cepa produce una toxina llamada toxina Shiga, que puede causar enfermedades graves como la colitis hemorrágica y el síndrome urémico hemolítico.
– E.

coli enterotoxigénica (ETEC): Esta cepa produce toxinas que causan diarrea del viajero, una enfermedad común en personas que viajan a áreas con condiciones higiénicas deficientes.
– E.

coli enteropatógena (EPEC): Esta cepa causa diarrea en lactantes y niños pequeños.
– E.

coli enteroinvasiva (EIEC): Esta cepa invade las células del intestino y causa una enfermedad similar a la disentería.

2.

Clasificación según características bioquímicas:
Además de la clasificación basada en la patogenicidad, las cepas de E.

coli también se pueden clasificar en función de sus características bioquímicas.

Algunas de estas clasificaciones incluyen:
– E.

coli lactosa positiva: Estas cepas pueden fermentar la lactosa y producir ácido láctico como producto final.
– E.

coli lactosa negativa: Estas cepas no pueden fermentar la lactosa y no producen ácido láctico.
– E.

coli citrato positiva: Estas cepas pueden utilizar el citrato como única fuente de carbono.
– E.

coli indol positiva: Estas cepas producen indol a partir del triptófano.

Células de E.

coli: procarióticas o eucariotas

Las células de E.

coli son procarióticas, lo que significa que carecen de núcleo definido y de organelos membranosos.

Son organismos unicelulares y pertenecen al dominio de las bacterias.

Estas células son pequeñas y tienen una forma característica de bacilo.

Tienen una membrana plasmática que rodea el citoplasma, donde se encuentran los componentes celulares esenciales.

También poseen una pared celular que proporciona resistencia y protección.

El material genético de E.

coli se encuentra en forma de una molécula circular de ADN, llamada cromosoma bacteriano.

Esta molécula de ADN está ubicada en una región llamada nucleoide, que no está delimitada por una membrana.

Además del cromosoma bacteriano, las células de E.

coli también pueden contener pequeños fragmentos de ADN llamados plásmidos.

Estos plásmidos pueden contener genes que confieren ventajas adaptativas, como resistencia a antibióticos.

E.

coli es un organismo muy versátil y puede crecer en una amplia variedad de condiciones.

Es un organismo aerobio facultativo, lo que significa que puede crecer tanto en presencia como en ausencia de oxígeno.

Además, es capaz de utilizar una amplia gama de fuentes de carbono y energía para su crecimiento.

Estas células se reproducen por división celular, mediante un proceso llamado fisión binaria.

Durante este proceso, la célula se divide en dos células hijas idénticas.

Las células de E.

coli juegan un papel importante en la investigación científica y en la industria.

Son ampliamente utilizadas en estudios genéticos y biotecnología debido a su facilidad de cultivo y manipulación genética.

Además, algunas cepas de E.

coli pueden causar enfermedades en los humanos, como infecciones del tracto urinario o infecciones gastrointestinales.

Características de la bacteria Escherichia coli

Morfología: Escherichia coli es una bacteria gramnegativa que pertenece a la familia Enterobacteriaceae.

Tiene forma de bacilo, es decir, es alargada y tiene forma de bastón.

Dimensión: Por lo general, su tamaño varía entre 1 y 5 micrómetros de largo y entre 0.25 y 1 micrómetro de ancho.

Motilidad: Escherichia coli puede ser tanto móvil como no móvil.

Algunas cepas de esta bacteria poseen flagelos que les permiten moverse de manera activa, mientras que otras carecen de ellos y son no móviles.

Respiración: Escherichia coli es una bacteria facultativa anaerobia, lo que significa que puede crecer tanto en presencia como en ausencia de oxígeno.

Puede utilizar una amplia variedad de sustratos para obtener energía, incluyendo la fermentación y la respiración aerobia.

Habitat: Escherichia coli es un habitante común del intestino de los seres humanos y de otros animales de sangre caliente.

Además, se puede encontrar en el suelo, el agua y otros ambientes naturales.

Algunas cepas de E.

coli también pueden sobrevivir y multiplicarse en alimentos contaminados.

Patogenicidad: Mientras que la mayoría de las cepas de Escherichia coli son inofensivas, algunas pueden causar enfermedades en los seres humanos.

Por ejemplo, la cepa E.

coli O157:H7 es conocida por producir toxinas que pueden causar enfermedades intestinales graves, como la gastroenteritis hemorrágica.

Reproducción: Escherichia coli se reproduce rápidamente por fisión binaria, lo que significa que una célula madre se divide en dos células hijas idénticas.

Bajo condiciones óptimas, puede duplicar su población en tan solo 20 minutos.

Importancia científica: Escherichia coli es ampliamente utilizada en investigaciones científicas y en la industria biotecnológica.

Se ha convertido en un organismo modelo para el estudio de la genética y la biología molecular debido a su capacidad de crecimiento rápido y su fácil manipulación genética.

Resistencia a los antibióticos: Algunas cepas de Escherichia coli han desarrollado resistencia a múltiples antibióticos, lo que dificulta su tratamiento.

Esto se debe a la capacidad de la bacteria para adquirir y transferir genes de resistencia a través de elementos genéticos móviles, como los plásmidos.

Presencia en alimentos: Escherichia coli es un indicador común de contaminación fecal en alimentos.

Su presencia en alimentos crudos o mal cocidos puede ser un riesgo para la salud, ya que puede causar enfermedades transmitidas por alimentos si se ingiere en cantidades suficientes.

Por esta razón, se realizan estrictos controles de higiene y calidad en la industria alimentaria para prevenir su contaminación.

¡Sigue explorando el fascinante mundo de la microbiología!

Subir