Las células formadoras del sistema nervioso: una mirada detallada.

En este artículo, exploraremos en detalle las células que conforman el sistema nervioso, una estructura vital para el funcionamiento del cuerpo humano.

Las células nerviosas, conocidas como neuronas, son responsables de transmitir señales eléctricas y químicas en el cerebro y el resto del sistema nervioso.

Además, también examinaremos las células de soporte, como las células gliales, que desempeñan un papel fundamental en el mantenimiento y protección de las neuronas.

A medida que profundicemos en este fascinante mundo celular, descubriremos la complejidad y la importancia de estas células en la formación y funcionamiento del sistema nervioso.

¡Acompáñanos en este viaje para obtener una visión detallada de las células formadoras del sistema nervioso!

Células del sistema nervioso

Las células del sistema nervioso son las unidades básicas del sistema nervioso y desempeñan un papel fundamental en la transmisión de señales y la comunicación entre las diferentes partes del cuerpo.

Estas células son altamente especializadas y se dividen en dos categorías principales: las células nerviosas o neuronas y las células gliales.

1.

Neuronas: Las neuronas son las células del sistema nervioso responsables de transmitir señales eléctricas y químicas.

Estas células tienen una estructura única que les permite llevar a cabo esta función.

Están compuestas por un cuerpo celular o soma, dendritas y un axón.

El soma contiene el núcleo de la célula y otras estructuras necesarias para su funcionamiento.

Las dendritas son extensiones cortas y ramificadas que reciben señales de otras neuronas y las transmiten al cuerpo celular.

El axón es una prolongación larga y delgada que transmite las señales desde el cuerpo celular hasta otras células.

2.

Células gliales: Las células gliales son las células de soporte del sistema nervioso.

Aunque durante mucho tiempo se consideraron células secundarias, se ha descubierto que desempeñan un papel crucial en el funcionamiento del sistema nervioso.

Hay varios tipos de células gliales, incluyendo los astrocitos, oligodendrocitos, células de Schwann y microglía.

– Los astroctios son las células más abundantes y desempeñan un papel importante en el mantenimiento del ambiente químico y estructural del sistema nervioso.

También están involucrados en la formación de la barrera hematoencefálica, que protege al cerebro de sustancias dañinas.
– Los oligodendrocitos y las células de Schwann son responsables de la producción de mielina, una sustancia que recubre los axones y permite una transmisión más rápida y eficiente de las señales nerviosas.
– La microglía es el principal tipo de célula inmune del sistema nervioso y juega un papel importante en la respuesta inflamatoria y la eliminación de sustancias dañinas.

Estas células trabajan en conjunto para garantizar el funcionamiento adecuado del sistema nervioso.

Las neuronas transmiten señales eléctricas y químicas a lo largo de las vías nerviosas, permitiendo la comunicación entre diferentes partes del cuerpo.

Las células gliales, por su parte, proporcionan soporte y protección a las neuronas, así como también participan en la respuesta inmune del sistema nervioso.

Células nerviosas: su función

Las células nerviosas, también conocidas como neuronas, son las unidades fundamentales del sistema nervioso.

Estas células especializadas se encargan de transmitir señales eléctricas y químicas, permitiendo la comunicación entre diferentes partes del cuerpo y coordinando diversas funciones.

La función principal de las células nerviosas es la transmisión de información en forma de impulsos eléctricos, conocidos como potenciales de acción.

Estos impulsos viajan a lo largo de las neuronas y permiten la comunicación entre ellas, así como la transmisión de señales a través de las sinapsis, que son las conexiones entre las neuronas.

Las células nerviosas se dividen en tres partes principales: el cuerpo celular, las dendritas y el axón.

El cuerpo celular contiene el núcleo y la mayoría de los orgánulos necesarios para el funcionamiento de la célula.

Las dendritas son ramificaciones cortas que se extienden desde el cuerpo celular y reciben señales de otras células nerviosas.

El axón, por otro lado, es una prolongación larga y delgada que transmite la señal hacia otras células nerviosas o hacia los órganos efectores, como los músculos o las glándulas.

Las células nerviosas se comunican entre sí a través de sinapsis, que son las conexiones especializadas entre dos neuronas.

En la sinapsis, el axón de una neurona libera neurotransmisores, que son sustancias químicas que transmiten la señal a la neurona receptora.

Estos neurotransmisores se unen a los receptores en la membrana de la neurona receptora, desencadenando una respuesta eléctrica en esta última.

Además de transmitir señales eléctricas, las células nerviosas también desempeñan otras funciones importantes en el sistema nervioso.

Por ejemplo, algunas neuronas son responsables de la producción y liberación de hormonas, como las neuronas del hipotálamo que controlan la liberación de hormonas en la glándula pituitaria.

Otras neuronas participan en la regulación del equilibrio y la coordinación motora, mientras que otras son responsables de la percepción sensorial y la transmisión de información hacia el cerebro.

Desarrollo de las células nerviosas

El desarrollo de las células nerviosas, también conocidas como neuronas, es un proceso complejo y crucial para el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

Estas células son responsables de transmitir señales eléctricas y químicas en el cerebro y en todo el cuerpo.

Durante el desarrollo embrionario, las células nerviosas se forman a partir de células madre pluripotentes, que tienen la capacidad de convertirse en cualquier tipo de célula en el cuerpo.

Estas células madre se diferencian en precursores neuronales, que luego se convierten en neuronas maduras.

El desarrollo de las células nerviosas implica una serie de eventos clave.

En primer lugar, las células madre se dividen y proliferan para generar una gran cantidad de precursores neuronales.

Estos precursores migran hacia su ubicación final en el cerebro y forman estructuras llamadas neuroblastos.

Una vez en su ubicación final, los neuroblastos comienzan a desarrollarse en neuronas maduras.

Esto implica la formación y crecimiento de las dendritas y el axón de la neurona, así como la formación de sinapsis, que son las conexiones entre las neuronas.

Durante este proceso de desarrollo, las células nerviosas también experimentan cambios en su morfología y función.

Por ejemplo, las dendritas se ramifican y crecen para aumentar la capacidad de recibir señales de otras neuronas.

El axón, por otro lado, puede crecer y extenderse para transmitir las señales a otras células.

El desarrollo de las células nerviosas también está influenciado por factores genéticos y ambientales.

Los genes juegan un papel importante en la determinación de los tipos de neuronas que se forman y en la formación de circuitos neuronales específicos.

Por otro lado, el ambiente en el que se desarrolla el sistema nervioso también puede afectar el desarrollo de las células nerviosas, ya sea de manera positiva o negativa.

Explora más sobre estas fascinantes células nerviosas.