¿Cuál es la importancia de las células gliales en el organismo?

En el estudio del sistema nervioso, las células gliales han sido durante mucho tiempo consideradas como meros “ayudantes” de las neuronas, las células fundamentales para la transmisión de la información en el organismo.

Sin embargo, en las últimas décadas se ha descubierto que las células gliales desempeñan un papel mucho más importante de lo que se creía anteriormente.

Estas células, que representan aproximadamente la mitad de las células del sistema nervioso, se encargan de una amplia gama de funciones vitales para el correcto funcionamiento del cerebro y la médula espinal.

Desde el soporte estructural de las neuronas hasta la regulación de la comunicación neuronal y la respuesta inmunológica, las células gliales juegan un papel crucial en la salud y el bienestar del organismo.

En este contenido, exploraremos en detalle la importancia de las células gliales en el organismo y cómo su disfunción puede tener consecuencias graves para la salud humana.

Importancia de las células gliales en el cerebro

Las células gliales desempeñan un papel fundamental en el funcionamiento del cerebro.

Aunque durante mucho tiempo se pensó que su función principal era proporcionar soporte y nutrición a las neuronas, se ha descubierto que tienen diversas funciones esenciales para el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

1.

Soporte estructural: Las células gliales, especialmente los astrocitos, tienen una función clave en el mantenimiento de la estructura del cerebro.

Estas células actúan como andamios y proporcionan soporte físico a las neuronas, ayudando a mantener la organización tridimensional del tejido cerebral.

2.

Regulación del flujo sanguíneo: Los astrocitos también participan en la regulación del flujo sanguíneo cerebral.

Estas células están en contacto directo con los vasos sanguíneos y pueden dilatar o contraer los vasos para controlar el suministro de sangre y nutrientes a las neuronas.

Además, los astrocitos pueden detectar cambios en el metabolismo neuronal y ajustar el flujo sanguíneo en consecuencia.

3.

Mantenimiento del equilibrio iónico: Las células gliales, como los oligodendrocitos y los astrocitos, desempeñan un papel fundamental en el mantenimiento del equilibrio iónico en el cerebro.

Estas células regulan los niveles de iones como el potasio y el calcio, asegurando que los niveles sean óptimos para el funcionamiento adecuado de las neuronas.

4.

Eliminación de desechos: Las células gliales también participan en la eliminación de desechos y toxinas del cerebro.

Los astrocitos, por ejemplo, pueden eliminar neurotransmisores liberados durante la sinapsis, evitando la acumulación de sustancias químicas que podrían ser tóxicas para las neuronas.

5.

Regulación de la neurotransmisión: Las células gliales, especialmente los astrocitos, también juegan un papel en la regulación de la neurotransmisión.

Estas células pueden liberar neurotransmisores y moduladores que pueden influir en la actividad de las neuronas, afectando la comunicación sináptica.

Sin células de la glia, ¿qué sucedería?

Sin células de la glia, el funcionamiento del sistema nervioso se vería gravemente afectado.

Las células de la glia son fundamentales para mantener y proteger las neuronas, así como para regular el entorno en el que estas se encuentran.

1.

Protección y soporte neuronal: Las células de la glia, como los astrocitos y las células de Schwann, proporcionan un soporte estructural y físico a las neuronas.

Sin estas células, las neuronas estarían expuestas a daños y serían más susceptibles a lesiones.

2.

Mantenimiento del entorno neuronal: Las células de la glia también son responsables de mantener un equilibrio químico en el entorno neuronal.

Los astrocitos, por ejemplo, regulan el flujo de nutrientes y neurotransmisores, eliminan desechos y controlan el nivel de iones, como el calcio y el potasio, en el espacio extracelular.

3.

Aislamiento eléctrico: Otra función importante de las células de la glia, como las células de Schwann y los oligodendrocitos, es proporcionar un aislamiento eléctrico a las neuronas.

Estas células forman la mielina, una sustancia que recubre los axones de las neuronas y permite una transmisión eficiente de los impulsos eléctricos.

4.

Regulación de la inflamación: Las células de la glia también desempeñan un papel crucial en la respuesta inflamatoria del sistema nervioso.

Los microglia, por ejemplo, actúan como células inmunológicas y participan en la respuesta ante lesiones o infecciones en el sistema nervioso.

Función de neuronas y células gliales

Las neuronas son células especializadas que forman parte del sistema nervioso y desempeñan un papel fundamental en la transmisión de señales eléctricas y químicas en el cuerpo.

Son las unidades básicas del procesamiento de la información en el cerebro y están altamente especializadas en la comunicación y transmisión de señales.

Las neuronas tienen varias funciones importantes.

Una de ellas es la generación y conducción de impulsos eléctricos.

Las neuronas están compuestas por un cuerpo celular llamado soma, que contiene el núcleo y otras estructuras celulares importantes.

A partir del soma, se extienden prolongaciones llamadas dendritas, que reciben señales de otras neuronas y las transmiten al cuerpo celular.

También tienen una prolongación larga y delgada llamada axón, que se encarga de transmitir la señal eléctrica de una neurona a otra.

Además de la transmisión de señales eléctricas, las neuronas también se comunican entre sí a través de señales químicas llamadas neurotransmisores.

Estos neurotransmisores son liberados por las terminaciones de los axones y se unen a receptores en las dendritas de las neuronas vecinas, lo que permite la transmisión de información de una neurona a otra.

Por otro lado, las células gliales son otro tipo de células presentes en el sistema nervioso y desempeñan diversas funciones de soporte y protección para las neuronas.

Aunque durante mucho tiempo se pensó que las células gliales solo tenían un papel de soporte estructural, se ha descubierto que también juegan un papel activo en la comunicación y el procesamiento de la información en el cerebro.

Las células gliales se dividen en varios tipos, como los astrocitos, las células de Schwann y los oligodendrocitos.

Los astrocitos son células estrelladas que se encuentran en el sistema nervioso central y desempeñan un papel clave en el mantenimiento del equilibrio químico y metabólico del cerebro.

También ayudan a modular la actividad sináptica y están involucrados en la formación y mantenimiento de las barreras hematoencefálica y gliovascular.

Por su parte, las células de Schwann se encuentran en el sistema nervioso periférico y tienen como función principal envolver y aislar las fibras nerviosas con una sustancia llamada mielina, lo que permite una transmisión más rápida y eficiente de los impulsos eléctricos.

Los oligodendrocitos, por otro lado, se encuentran en el sistema nervioso central y también están involucrados en la producción de mielina, pero a diferencia de las células de Schwann, cada oligodendrocito puede mielinizar varias fibras nerviosas a la vez.

No subestimes el papel de las células gliales.