Cuáles son las principales células del sistema nervioso

Cuáles son las principales células del sistema nervioso

El sistema nervioso es uno de los sistemas más complejos y fascinantes del cuerpo humano.

Está compuesto por una amplia variedad de células especializadas que trabajan en conjunto para transmitir información y controlar las funciones del cuerpo.

En este contenido, exploraremos cuáles son las principales células del sistema nervioso y su importancia en el funcionamiento de este sistema vital.

Desde las células nerviosas responsables de la transmisión de señales eléctricas hasta las células de soporte que proporcionan estructura y protección, cada tipo de célula desempeña un papel fundamental en el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

Acompáñanos en este recorrido por el mundo de las células del sistema nervioso y descubre cómo trabajan en conjunto para mantenernos en equilibrio y responder a nuestro entorno.

Células del sistema nervioso

Las células del sistema nervioso son las unidades básicas que componen este sistema tan complejo.

Estas células se dividen en dos tipos principales: las células nerviosas o neuronas y las células gliales.

1.

Neuronas: Son las células principales del sistema nervioso y se encargan de transmitir la información mediante impulsos eléctricos.

Estas células tienen una estructura especializada que les permite llevar a cabo su función.

Están compuestas por un cuerpo celular o soma, dendritas, axón y terminales sinápticos.

– El soma es el cuerpo principal de la célula y contiene el núcleo, donde se encuentra la información genética.
– Las dendritas son extensiones ramificadas del soma que reciben señales de otras neuronas y las transmiten al soma.
– El axón es una prolongación larga y delgada que se encarga de transmitir el impulso eléctrico desde el soma hasta los terminales sinápticos.
– Los terminales sinápticos son estructuras especializadas que se comunican con otras neuronas o células mediante sinapsis, permitiendo la transmisión de la información.

2.

Células gliales: Son células que tienen un papel de soporte y protección para las neuronas.

Aunque se consideraban células de “relleno” en el pasado, se ha descubierto que desempeñan funciones esenciales en el sistema nervioso.

Hay varios tipos de células gliales, entre los que se encuentran:

– Astrocitos: Estas células se encuentran en la sustancia gris y blanca del cerebro y la médula espinal.

Tienen funciones de soporte estructural, regulación del flujo sanguíneo cerebral y participan en la formación de la barrera hematoencefálica.
– Oligodendrocitos: Son las células gliales encargadas de producir y mantener la mielina, una sustancia que recubre los axones de las neuronas en el sistema nervioso central.
– Células de Schwann: Son las células gliales que producen y mantienen la mielina en el sistema nervioso periférico.
– Microglía: Son células del sistema inmunológico que actúan como células de defensa en el sistema nervioso, eliminando sustancias tóxicas y participando en la respuesta inflamatoria.

Estas células trabajan en conjunto para mantener el funcionamiento adecuado del sistema nervioso.

Las neuronas transmiten la información de manera rápida y eficiente, mientras que las células gliales brindan soporte y protección.

El estudio de estas células es fundamental para comprender el funcionamiento del sistema nervioso y los trastornos relacionados con él.

Células y funciones del sistema nervioso

El sistema nervioso es uno de los sistemas más importantes del cuerpo humano, encargado de controlar y coordinar todas las funciones del organismo.

Está compuesto por células especializadas llamadas neuronas, que se encargan de transmitir información mediante señales eléctricas y químicas.

Las neuronas son las células fundamentales del sistema nervioso y se dividen en tres tipos principales: las neuronas sensoriales, las interneuronas y las neuronas motoras.

Cada tipo de neurona cumple una función específica en la transmisión de información.

Las neuronas sensoriales son las encargadas de captar estímulos del medio ambiente o del cuerpo y transmitirlos al sistema nervioso central.

Por ejemplo, las neuronas sensoriales de la piel son responsables de percibir el tacto, el calor o el frío.

Las interneuronas se encuentran en el sistema nervioso central y son las encargadas de procesar y transmitir la información entre las neuronas sensoriales y motoras.

Son responsables de la toma de decisiones y la integración de la información recibida.

Por último, las neuronas motoras son las encargadas de enviar señales desde el sistema nervioso central hacia los músculos y glándulas, permitiendo así el movimiento y la respuesta del organismo.

Estas neuronas son las responsables de que podamos movernos, hablar, respirar, entre otras funciones.

Además de las neuronas, el sistema nervioso también cuenta con otras células llamadas células gliales o neuroglias, que tienen diversas funciones de soporte y protección para las neuronas.

Estas células se encargan de mantener el equilibrio químico y eléctrico del sistema nervioso, así como de proporcionar aislamiento y nutrición a las neuronas.

Entre las funciones del sistema nervioso se encuentran la percepción de estímulos, la integración y procesamiento de la información, la generación de respuestas motoras y la regulación de las funciones del cuerpo.

El sistema nervioso también es responsable de la memoria, el aprendizaje, las emociones y el control de los órganos internos.

Células gliales en el sistema nervioso

Las células gliales son un tipo de células que se encuentran en el sistema nervioso y desempeñan diversas funciones importantes para el funcionamiento del mismo.

Estas células son conocidas como el “pegamento” del sistema nervioso, ya que proporcionan soporte y protección a las neuronas.

Existen varios tipos de células gliales en el sistema nervioso, incluyendo los astrocitos, oligodendrocitos, células de Schwann y microglia.

Cada uno de estos tipos de células tiene funciones específicas y contribuye de manera única al funcionamiento del sistema nervioso.

Los astrocitos son las células gliales más abundantes en el sistema nervioso.

Tienen múltiples funciones, incluyendo el soporte estructural de las neuronas, la regulación del flujo sanguíneo cerebral y la eliminación de productos de desecho.

También desempeñan un papel crucial en la formación y mantenimiento de la barrera hematoencefálica, que protege al cerebro de sustancias dañinas.

Los oligodendrocitos y las células de Schwann son responsables de la producción de mielina, una sustancia que recubre los axones de las neuronas y permite una transmisión eficiente de los impulsos nerviosos.

Los oligodendrocitos se encuentran en el sistema nervioso central, mientras que las células de Schwann se encuentran en el sistema nervioso periférico.

La microglia es el tipo de célula glial que desempeña un papel en la respuesta inmune en el sistema nervioso.

Estas células son responsables de la eliminación de células dañadas o muertas, así como de la respuesta inflamatoria en caso de lesión o enfermedad.

Nunca dejes de explorar tu sistema nervioso.

Subir