La división celular: 2 células idénticas surgidas de la madre.

En el fascinante mundo de la biología, uno de los procesos más fundamentales y asombrosos es la división celular.

A través de este mecanismo, una célula madre tiene la capacidad de dar origen a dos células hijas completamente idénticas entre sí y a la célula de la que provienen.

Este proceso es esencial para el crecimiento, desarrollo y reparación de los organismos vivos.

En este contenido exploraremos detalladamente el proceso de la división celular, descubriendo sus fases, mecanismos y su importancia en la vida.

Prepárate para adentrarte en el fascinante mundo de la división celular y descubrir cómo dos células idénticas emergen de una madre.

La división celular: 2 células idénticas

La división celular es un proceso fundamental en los seres vivos que les permite crecer, desarrollarse y reparar tejidos dañados.

Existen dos tipos principales de división celular: la mitosis y la meiosis.

Ambos procesos resultan en la formación de dos células hijas, pero difieren en su propósito y en el tipo de células que producen.

La mitosis es un proceso de división celular que ocurre en las células somáticas, es decir, las células no reproductivas.

Su objetivo principal es la reproducción asexual y el crecimiento de los organismos multicelulares.

La mitosis consta de cuatro etapas principales: la profase, la metafase, la anafase y la telofase.

Durante la profase, los cromosomas se condensan y se vuelven visibles bajo el microscopio.

El núcleo se desintegra y los microtúbulos se forman en el citoplasma.

En la metafase, los cromosomas se alinean en el centro de la célula y se unen a los microtúbulos.

En la anafase, los cromosomas se separan y se mueven hacia los polos opuestos de la célula.

Finalmente, en la telofase, los cromosomas se descondensan y se forman dos núcleos separados.

La célula se divide en dos mediante la citocinesis, dando lugar a dos células hijas genéticamente idénticas.

Por otro lado, la meiosis es un proceso de división celular que ocurre en las células reproductoras, es decir, las células sexuales.

Su objetivo principal es la producción de gametos, como los óvulos y los espermatozoides, que contienen la mitad del número de cromosomas de las células somáticas.

La meiosis consta de dos divisiones celulares sucesivas, llamadas meiosis I y meiosis II.

Durante la meiosis I, los cromosomas homólogos se aparean y se intercambian segmentos de ADN en un proceso llamado recombinación genética.

Luego, los cromosomas homólogos se separan y se distribuyen en células hijas llamadas células secundarias.

En la meiosis II, las células secundarias se dividen nuevamente y se forman cuatro células hijas genéticamente distintas, cada una con la mitad del número de cromosomas de las células iniciales.

División celular en la meiosis y células madre

La meiosis es un proceso de división celular que ocurre en las células sexuales o gametos, como los óvulos y los espermatozoides, con el objetivo de producir células hijas con la mitad del número de cromosomas que las células madre.

La meiosis consta de dos divisiones celulares consecutivas, conocidas como meiosis I y meiosis II.

En la meiosis I, las células madre se dividen en dos células hijas, llamadas células hijas I.

En esta etapa, ocurren eventos importantes como el entrecruzamiento o recombinación genética, donde los cromosomas homólogos intercambian segmentos de ADN para aumentar la variabilidad genética.

También ocurre la segregación de los cromosomas homólogos, donde se distribuyen de manera aleatoria entre las células hijas.

Después de la meiosis I, ocurre una breve etapa llamada interfase II, donde no hay replicación de ADN.

Luego, se inicia la meiosis II, que es similar a una división celular normal.

En la meiosis II, las células hijas I se dividen nuevamente para producir cuatro células hijas haploides, llamadas células hijas II.

Estas células hijas II contienen la mitad del número de cromosomas que las células madre y son genéticamente diferentes entre sí debido al entrecruzamiento y la segregación aleatoria en la meiosis I.

Las células madre son células indiferenciadas capaces de dividirse y diferenciarse en distintos tipos de células especializadas.

En el caso específico de las células madre germinales, son las responsables de la formación de los gametos en la meiosis.

Estas células madre germinales se encuentran en los tejidos reproductivos, como los ovarios y los testículos.

Las células madre germinales pueden mantenerse en un estado de autorenovación, dividiéndose y produciendo nuevas células madre germinales, o pueden diferenciarse en células sexuales maduras para la reproducción.

Además, las células madre germinales también pueden diferenciarse en células somáticas, que son células no sexuales que forman los tejidos y órganos del cuerpo.

La capacidad de las células madre para diferenciarse en distintos tipos celulares es fundamental para la regeneración y reparación de tejidos en el organismo.

Por ejemplo, las células madre hematopoyéticas en la médula ósea pueden diferenciarse en diferentes tipos de células sanguíneas, como los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas.

La división de la mitosis

La mitosis es el proceso de división celular que ocurre en células eucariotas para producir dos células hijas genéticamente idénticas a la célula madre.

La división de la mitosis se divide en varias etapas clave:

1.

Profase: en esta etapa, el material genético de la célula se condensa en cromosomas visibles.

El nucleolo desaparece y los centriolos migran a los polos opuestos de la célula.

2.

Prometafase: en esta etapa, la membrana nuclear se desintegra y los microtúbulos se unen a los cromosomas en los cinetocoros, estructuras proteicas en los centrómeros de los cromosomas.

3.

Metafase: en esta etapa, los cromosomas se alinean en el plano ecuatorial de la célula, llamado placa metafásica.

Los microtúbulos se conectan a los cinetocoros y los cromosomas están listos para separarse.

4.

Anafase: en esta etapa, los cromosomas se separan en cromátidas hermanas y se mueven hacia los polos opuestos de la célula.

Los microtúbulos que no están unidos a los cinetocoros se alargan y empujan los polos de la célula aún más aparte.

5.

Telofase: en esta etapa, los cromosomas llegan a los polos opuestos de la célula y se descondensan.

Una nueva membrana nuclear se forma alrededor de cada conjunto de cromosomas y el citoplasma comienza a dividirse.

6.

Citocinesis: en esta etapa final, el citoplasma se divide para formar dos células hijas separadas.

En las células animales, se forma un surco de contracción que se estrecha hasta que la célula se divide en dos.

En las células vegetales, se forma una placa celular en el centro de la célula y se desarrolla una nueva pared celular para separar las células hijas.

¡Aprovecha el poder de la división celular!

Subir