Glandulas salivales: anatomía y fisiología, aspectos fundamentales a conocer

Glandulas salivales: anatomía y fisiología, aspectos fundamentales a conocer

En el campo de la anatomía y fisiología humana, es fundamental comprender el funcionamiento de las glándulas salivales.

Estas estructuras desempeñan un papel crucial en la producción y secreción de saliva, un líquido vital para la digestión y el mantenimiento de la salud bucal.

En esta ocasión, exploraremos en detalle la anatomía y fisiología de las glándulas salivales, abordando aspectos fundamentales que todo individuo debe conocer.

Desde su ubicación en el sistema digestivo hasta su función en la lubricación de los alimentos, descubriremos la importancia de estas glándulas en nuestro bienestar general.

Acompáñanos en este fascinante viaje por el mundo de las glándulas salivales y su impacto en nuestra salud.

Fisiología de las glándulas salivales

Las glándulas salivales son estructuras anatómicas encargadas de producir y secretar la saliva, un líquido vital para la correcta función de la cavidad oral.

Estas glándulas están distribuidas en la boca y se clasifican en principales y menores.

Tipos de glándulas salivales:

1.

Glándulas salivales principales: Las glándulas parótidas, submandibulares y sublinguales son las principales glándulas salivales.

Estas glándulas son de mayor tamaño y producen la mayor parte de la saliva.

2.

Glándulas salivales menores: Las glándulas salivales menores son más pequeñas y están distribuidas en toda la cavidad oral.

Se encuentran en los labios, las mejillas, el paladar y la lengua.

Estas glándulas son responsables de la producción de pequeñas cantidades de saliva.

Funciones de las glándulas salivales:

1.

Producción de saliva: La principal función de las glándulas salivales es la producción de saliva.

La saliva se compone principalmente de agua, pero también contiene enzimas, mucinas, electrolitos y otras sustancias.

La saliva ayuda a humedecer y lubricar la boca, facilitando la masticación, la deglución y la pronunciación.

2.

Digestión: Las enzimas presentes en la saliva, como la amilasa salival, ayudan en la digestión de los carbohidratos.

Esta enzima comienza el proceso de descomposición de los almidones en la boca, convirtiéndolos en azúcares más simples.

3.

Protección bucal: La saliva contiene anticuerpos y agentes antimicrobianos que ayudan a proteger la cavidad oral contra las infecciones bacterianas y fúngicas.

Además, la saliva ayuda a neutralizar los ácidos producidos por las bacterias en la boca, previniendo la formación de caries dentales.

4.

Mantenimiento de la integridad dental: La saliva tiene propiedades remineralizantes que ayudan a mantener la integridad del esmalte dental.

La saliva ayuda a neutralizar los ácidos que dañan el esmalte y provee minerales esenciales, como el calcio y el fosfato, para fortalecer los dientes.

5.

Sensación del gusto: La saliva ayuda a disolver los alimentos y los compuestos químicos que estimulan las papilas gustativas en la lengua, permitiendo la percepción del sabor.

Regulación de la producción de saliva:

La producción de saliva está regulada por el sistema nervioso autónomo, que se divide en el sistema nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático.

1.

Sistema nervioso simpático: Estimula la producción de saliva espesa y viscosa, conocida como saliva de tipo mucoso.

Este tipo de saliva suele ser producido en situaciones de estrés o excitación.

2.

Sistema nervioso parasimpático: Estimula la producción de saliva acuosa y fluida, conocida como saliva de tipo seroso.

Este tipo de saliva es producido de forma continua en condiciones normales y es esencial para mantener la salud bucal.

La producción de saliva también puede ser influenciada por factores como la ingesta de alimentos, la estimulación táctil o gustativa, y las condiciones de salud general del individuo.

Características de las glándulas salivales

Las glándulas salivales son estructuras especializadas del sistema digestivo que se encargan de producir y secretar saliva.

Estas glándulas están presentes en la cavidad bucal y cumplen funciones importantes en la digestión y protección de los tejidos orales.

Algunas características de las glándulas salivales son:

1.

Tipo de glándulas: Las glándulas salivales se clasifican en tres tipos principales: parótidas, submandibulares y sublinguales.

Las glándulas parótidas son las más grandes y se ubican cerca de las orejas, mientras que las submandibulares se encuentran debajo de la mandíbula y las sublinguales se sitúan debajo de la lengua.

2.

Composición de la saliva: La saliva está compuesta principalmente por agua, pero también contiene enzimas, mucina, electrolitos y otros compuestos como lisozima y lactoferrina.

Estos componentes tienen diversas funciones, como ayudar en la digestión de los alimentos, lubricar la boca y proteger contra infecciones.

3.

Producción de saliva: Las glándulas salivales producen y secretan saliva de forma continua.

La producción de saliva es estimulada principalmente por la presencia de alimentos en la boca y por la estimulación nerviosa.

La cantidad de saliva producida puede variar según la persona y las condiciones de salud.

4.

Control nervioso: Las glándulas salivales están controladas por el sistema nervioso autónomo, específicamente por las divisiones simpática y parasimpática.

La estimulación simpática puede aumentar la producción de saliva, mientras que la estimulación parasimpática la disminuye.

5.

Funciones de la saliva: La saliva cumple varias funciones importantes en la cavidad bucal.

Ayuda en la masticación y deglución de los alimentos, lubrica la boca y facilita el habla.

Además, la saliva contiene enzimas que inician la digestión de los carbohidratos y protegen los dientes contra las caries.

Clasificación de las glándulas salivales

Las glándulas salivales se clasifican en tres tipos principales: las glándulas salivales mayores, las glándulas salivales menores y las glándulas salivales accesorias.

1.

Glándulas salivales mayores: estas glándulas son las más grandes y producen la mayor cantidad de saliva.

Hay tres pares de glándulas salivales mayores en el cuerpo humano: las glándulas parótidas, las glándulas sublinguales y las glándulas submandibulares.

– Las glándulas parótidas se encuentran en la región lateral y posterior de las mejillas, cerca de las orejas.

Son las glándulas salivales más grandes y producen principalmente saliva serosa, que es rica en enzimas digestivas.
– Las glándulas sublinguales se localizan debajo de la lengua.

Son las glándulas salivales más pequeñas y producen principalmente saliva mucosa, que es más espesa y ayuda en la lubricación de los alimentos.
– Las glándulas submandibulares se ubican debajo de la mandíbula, a ambos lados del cuello.

Producen una mezcla de saliva serosa y saliva mucosa.

2.

Glándulas salivales menores: estas glándulas son más pequeñas y están distribuidas en diferentes partes de la cavidad bucal.

Son responsables de la producción de pequeñas cantidades de saliva.

Algunas de las glándulas salivales menores más conocidas son las glándulas de von Ebner, las glándulas de Blandin-Nuhn y las glándulas de Weber.

– Las glándulas de von Ebner se encuentran en la base de las papilas circunvaladas en la parte posterior de la lengua.

Ayudan a eliminar los restos de alimentos y a mantener la superficie de la lengua limpia.
– Las glándulas de Blandin-Nuhn están ubicadas debajo de la mucosa del suelo de la boca y producen saliva mucosa.
– Las glándulas de Weber se localizan en los labios y en la mucosa bucal.

Producen saliva mucosa y ayudan a mantener la boca húmeda.

3.

Glándulas salivales accesorias: estas glándulas son pequeñas y están distribuidas en todo el tejido conectivo de la cavidad bucal.

No están asociadas directamente con conductos excretores y producen saliva en pequeñas cantidades.

Algunas de las glándulas salivales accesorias son las glándulas de Weber, las glándulas de Ebner y las glándulas de Brunner.

– Las glándulas de Weber, mencionadas anteriormente como glándulas salivales menores, también pueden considerarse como glándulas salivales accesorias debido a su distribución en todo el tejido conectivo de la cavidad bucal.
– Las glándulas de Ebner son pequeñas glándulas serosas ubicadas en la lengua y ayudan en la lubricación de los alimentos.
– Las glándulas de Brunner se encuentran en la submucosa del intestino delgado y producen una secreción alcalina que neutraliza el ácido del estómago.

Cuida de tus glándulas salivales, son fundamentales.

Subir