Partes de la nefrona: funciones esenciales para el organismo

En el complejo sistema renal del cuerpo humano, las nefronas desempeñan un papel fundamental en la eliminación de desechos y la regulación del equilibrio hídrico y electrolítico.

Estas unidades estructurales y funcionales son responsables de filtrar la sangre y producir la orina.

En este contenido, exploraremos en detalle las diferentes partes de la nefrona y sus funciones esenciales para mantener el equilibrio interno de nuestro organismo.

Desde el glomérulo hasta el túbulo contorneado distal, descubriremos cómo cada componente desempeña un papel crucial en la eliminación de toxinas y la conservación de nutrientes vitales.

Acompáñanos en este recorrido a través de las partes de la nefrona y su importancia para el funcionamiento saludable de nuestro cuerpo.

Funciones y partes de la nefrona

La nefrona es la unidad funcional básica del riñón, encargada de filtrar la sangre y producir la orina.

Está compuesta por diferentes partes, cada una con una función específica en el proceso de formación de la orina.

1.

Corpúsculo renal: es la parte inicial de la nefrona, compuesta por el glomérulo y la cápsula de Bowman.

El glomérulo es una red de capilares sanguíneos que permite el filtrado de la sangre, mientras que la cápsula de Bowman recoge el filtrado y lo dirige hacia el túbulo renal.

2.

Túbulo proximal: es la continuación de la cápsula de Bowman y se encarga de reabsorber la mayor parte de los nutrientes, agua y sales presentes en el filtrado.

También secreta sustancias adicionales hacia el filtrado.

3.

Asa de Henle: es una estructura en forma de bucle que se encuentra después del túbulo proximal.

Se divide en tres segmentos: el asa descendente, el asa ascendente delgado y el asa ascendente grueso.

Su función principal es la reabsorción de agua y sales, lo que ayuda a concentrar la orina.

4.

Túbulo distal: es la continuación del asa de Henle y se encarga de reabsorber más agua y sales, así como de secretar sustancias adicionales hacia el filtrado.

También regula el equilibrio ácido-base y el equilibrio de electrolitos en el organismo.

5.

Conducto colector: es la última parte de la nefrona y se encarga de recoger el filtrado ya procesado y concentrado.

Los conductos colectores se unen para formar los conductos papilares, que finalmente desembocan en la pelvis renal y posteriormente en el uréter.

Función del nefrón: filtración y regulación renal

El nefrón es la unidad funcional básica del riñón y desempeña un papel fundamental en la filtración y regulación renal.

La filtración renal es el proceso mediante el cual se elimina el exceso de agua, sales y productos de desecho del organismo a través de la formación de orina.

La regulación renal, por otro lado, implica el mantenimiento del equilibrio de agua, sales y otros componentes en el cuerpo.

El nefrón consta de varias partes, incluyendo el glomérulo, la cápsula de Bowman, el túbulo proximal, el asa de Henle y el túbulo distal.

El glomérulo es una red de capilares que filtra el plasma sanguíneo, mientras que la cápsula de Bowman recoge el filtrado y lo transfiere al túbulo proximal.

En la filtración renal, el plasma sanguíneo se filtra a través de los capilares del glomérulo y atraviesa la pared de la cápsula de Bowman, formando el filtrado glomerular.

Este filtrado contiene agua, sales, glucosa, aminoácidos, productos de desecho y otras sustancias solubles en agua.

A medida que el filtrado pasa a través del túbulo proximal, se reabsorben ciertos componentes, como la glucosa y los aminoácidos, de vuelta al torrente sanguíneo.

También se reabsorbe agua, sodio y otros electrolitos según las necesidades del cuerpo.

El filtrado luego pasa por el asa de Henle, que está involucrada en la regulación de la concentración de orina.

El asa de Henle crea un gradiente de concentración de solutos en el tejido renal, lo que permite la reabsorción de agua y la concentración de la orina.

El túbulo distal, por su parte, está involucrado en la regulación del equilibrio de agua y sales en el cuerpo.

Aquí se ajusta la concentración de sodio, potasio y otros electrolitos en el filtrado, según las necesidades del cuerpo.

Además de la filtración y regulación renal, el nefrón también produce hormonas importantes, como la eritropoyetina, que estimula la producción de glóbulos rojos en la médula ósea, y la renina, que participa en la regulación de la presión arterial.

7 funciones de los riñones

1.

Regulación del equilibrio de agua y electrolitos: Los riñones son responsables de regular la cantidad de agua y electrolitos en el cuerpo.

Esto se logra filtrando la sangre y reabsorbiendo o excretando los componentes necesarios para mantener un equilibrio adecuado.

2.

Eliminación de productos de desecho: Los riñones filtran los desechos metabólicos y las toxinas de la sangre, como la urea, el ácido úrico y la creatinina.

Estos productos de desecho se eliminan a través de la orina, ayudando a mantener el cuerpo libre de sustancias nocivas.

3.

Regulación del equilibrio ácido-base: Los riñones ayudan a mantener un equilibrio adecuado entre los niveles de ácido y base en el cuerpo.

Esto se logra mediante la excreción de ácidos y la reabsorción de bicarbonato, lo que ayuda a mantener un pH sanguíneo estable.

4.

Regulación de la presión arterial: Los riñones desempeñan un papel clave en la regulación de la presión arterial.

Controlan la cantidad de líquido y sal en el cuerpo, lo que afecta directamente la presión arterial.

Si los riñones detectan una disminución en la presión arterial, liberan una enzima llamada renina, que desencadena una serie de eventos para aumentar la presión arterial.

5.

Producción de hormonas: Los riñones producen varias hormonas importantes, como la eritropoyetina, que estimula la producción de glóbulos rojos en la médula ósea.

También producen la renina, mencionada anteriormente, y la calcitriol, una forma activa de la vitamina D que ayuda a mantener niveles adecuados de calcio y fósforo en el cuerpo.

6.

Regulación de la glucosa en la sangre: Los riñones desempeñan un papel en la regulación de los niveles de glucosa en la sangre.

Ayudan a reabsorber la glucosa filtrada de la sangre de vuelta al torrente sanguíneo, evitando la pérdida excesiva de este importante nutriente.

7.

Eliminación de medicamentos y toxinas: Los riñones también son responsables de filtrar y eliminar medicamentos y otras sustancias tóxicas del cuerpo.

Esta función es crucial para evitar la acumulación de sustancias dañinas en el organismo y garantizar un buen funcionamiento de los sistemas corporales.

¡Cuida tus riñones y mantén una vida saludable!